Solo con el producto no vale. (El experimento del metro de Washington)

Violinist_Joshua_Bell_Bach_subwayNo nos engañemos, cuando adquirimos un producto o un servicio, no solo estamos basando la decisión en las cualidades objetivas del mismo, sino que como en anteriores posts he comentado, hay un elevado número de factores que afectan a nuestra decisión.

El producto no es solo el bien tangible, es todo lo que nos hace sentir y los beneficios tanto físicos como emocionales que nos aporta.

De todos es sabido que el café de Starbucks no es ni de lejos el mejor del mercado, sin embargo, el éxito de esta cadena es incuestionable.

Podríamos estar sacando ejemplos de esto durante horas, sin embargo, quiero centrarme en un caso realmente interesante que responde a un experimento llevado a cabo en el metro de Washington D.C. hace unos años.

El famoso periódico The Washington Post acordó con unos de los mejores violinistas de la actualidad (Joshua Bell), que se situara en una de las entradas dentro del metro de la ciudad, como si fuera un artista callejero, y diera allí mismo un concierto de una hora.

Como antecedente hay que resaltar que el violinista había dado un concierto en la ciudad tres semanas antes, a razón de 100 $ la entrada. Por supuesto la sala se había llenado.

El resultado del experimento fue concluyente, durante esa hora, ríos de gente pasaron frente al músico, sus piezas y su Stradivarius de 1713, y nadie salvo una mujer que había asistido a su concierto y ya le conocía, se detuvo más de un minuto a escucharlo.

¿La recaudación? Algo más de 30 $ durante toda la hora de concierto.

Algunas personas pueden decir: Pero es que el lugar no es el más adecuado, una boca de metro donde la gente viene y va con prisas y sin prestar atención a nada.

Estoy más que seguro que si el músico se hubiera identificado e incluso vestido con una vestimenta acorde a su profesión, el resultado hubiera sido muy distinto.

Por todo ello, sea lo que sea lo que vendamos, no podemos quedarnos atascados en las cualidades físicas, hay que vender también las emociones y todos aquéllos beneficios que de una u otra manera vamos a recibir.

No podíamos acabar de otra manera más que adjuntando el video del experimento.

Que lo disfrutéis:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *